cómo el carbón se convierte en polvo en las centrales eléctricas